5 El que denuncia lisonjas a su prójimo, los ojos de sus hijos desfallezcan.