28 Porque decís: ¿Qué es de la casa del príncipe, y qué de la tienda de las moradas de los impíos?