2 Hoy también hablaré con amargura; que es más grave mi llaga que mi gemido.