5 Nunca tal me acontezca que yo os justifique; hasta morir no quitaré de mí mi integridad.