2 Porque ¿para qué yo habría menester la fuerza de sus manos, en los cuales pereció el tiempo?