31 Porque de Dios es decir: Yo perdoné, no destruiré.