13 Ciertamente Dios no oirá la vanidad, ni la mirará el Omnipotente.