4 Porque de cierto no son mentira mis palabras; antes se trata contigo con perfecta sabiduría.