1 ¿Sabes tú el tiempo en que paren las cabras monteses? ¿O miraste tú las ciervas cuando están pariendo?
2 ¿Contaste tú los meses de su preñez, y sabes el tiempo cuando han de parir?
3 Como se encorvan, quebrantan sus hijos, pasan sus dolores.
4 Como después sanan los hijos, crecen con el grano; salen y nunca más vuelven a ellas.
5 ¿Quién echó libre al asno montés, y quién soltó sus ataduras?
6 Al cual yo puse casa en la soledad, y sus moradas en la tierra salada.
7 Se ríe de la multitud de la ciudad; no oye las voces del que demanda los peajes.
8 Rebusca los montes para su pasto, y anda buscando todo lo que está verde.
9 ¿Por ventura querrá el unicornio servirte a ti, ni quedar a tu pesebre?
10 ¿Atarás tú al unicornio con su coyunda para el surco? ¿Labrará los valles en pos de ti?
11 ¿Por ventura confiarás en él, por ser grande su fortaleza, y le fiarás tu labor?
12 ¿Fiarás de él que te tornará tu simiente, y que la allegará en tu era?
13 ¿Diste tú hermosas alas al pavo real, o alas y plumas al avestruz?
14 El cual desampara en la tierra sus huevos, y sobre el polvo los calienta,
15 y se olvida de que los pisará el pie, y que los quebrará alguna bestia del campo.
16 Se endurece para con sus hijos, como si no fuesen suyos, no temiendo que su trabajo haya sido en vano;
17 porque Dios lo hizo olvidar de sabiduría, y no le dio inteligencia.
18 A su tiempo se levanta en alto, y se burla del caballo y del que se monta en él.
19 ¿Diste tú al caballo la fortaleza? ¿Vestiste tú su cerviz de relincho?
20 ¿Por ventura le espantarás como a alguna langosta? El resoplido de su nariz es formidable;
21 escarba la tierra, se alegra en su fuerza, sale al encuentro de las armas;
22 hace burla del espanto, y no teme, ni vuelve el rostro delante de la espada.
23 Contra él suena la aljaba, el hierro de la lanza y de la pica;
24 y él con ímpetu y furor escarba la tierra, sin importarle el sonido de la trompeta;
25 antes los toques de trompeta le infunden ánimo; y desde lejos huele la batalla, el estruendo de los príncipes, y el clamor.
26 ¿Por ventura vuela el gavilán por tu industria, y extiende hacia el mediodía sus alas?
27 ¿Por ventura enaltece el águila por tu mandamiento, y pone en alto su nido?
28 Ella habita y está en la piedra, en la cumbre del peñasco y de la roca.
29 Desde allí acecha la comida; sus ojos observan de muy lejos.
30 Sus polluelos chupan la sangre; y donde hubiere muertos, allí está.