4 Como después sanan los hijos, crecen con el grano; salen y nunca más vuelven a ellas.