32 En pos de sí hace resplandecer la senda, que parece que el mar es cano.