15 Y mi alma tuvo por mejor el ahogamiento, y quiso la muerte más que a mis huesos.