4 Y yo dije: Echado soy de delante de tus ojos; Mas aún veré el santo templo tuyo.