10 Mas yo no quise escuchar a Balaam, antes os bendijo repetidamente, y os libré de sus manos.