17 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi alma, para volverla a tomar.