39 Por eso procuraban otra vez prenderle; mas él se salió de sus manos;