9 Le dice Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, mas aun las manos y la cabeza.