22 Los cascos de los caballos se embotaron entonces, por las pisadas, por las pisadas de sus valientes.