35 vendrĂ¡ aquel de quien fuere la casa, y darĂ¡ aviso al sacerdote, diciendo: Algo como plaga ha aparecido en mi casa.