28 Y sea buey o carnero, no degollaréis en un día a él y a su hijo.