2 Porque nada hay encubierto, que no haya de ser descubierto; ni oculto, que no haya de ser sabido.