32 Y a la postre de todos muriĆ³ tambiĆ©n la mujer.