37 Y diciendo: Si tú eres el Rey de los Judíos, sálvate a ti mismo.