53 Mas no le recibieron, porque su rostro era como de alguien que iba a Jerusalén.