31 Así que, testimonio dais a vosotros mismos, que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.