18 y el que en el campo, no vuelva otra vez a tomar sus vestidos.