8 Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que toca, se le abre.