19 Y llegándose un escriba, le dijo: Maestro, te seguiré adondequiera que fueres.