8 Entonces envié yo a decirle: No hay tal cosa como dices, sino que de tu corazón tú lo inventas.