18 No volveremos a nuestras casas hasta que los hijos de Israel posean cada uno su heredad.