2 Del fruto de su boca el hombre comerá bien; mas el alma de los prevaricadores morirá de hambre.