25 El testigo verdadero libra las almas; mas el engañoso hablará mentiras.