11 El infierno y la perdición están delante del SEÑOR; ¡cuánto más los corazones de los hombres!