3 La locura del hombre tuerce su camino; y contra el SEÑOR se aíra su corazón.