15 Esconde el perezoso su mano en el seno; se cansa de volverla a su boca.