8 Como el ave se va de su nido, así es el hombre que se va de su lugar.