11 No deseches, hijo mío, el castigo del SEÑOR; ni te fatigues de su corrección;