3 Porque yo fui hijo de mi padre, delicado y único delante de mi madre.