18 el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal,