25 No se aparte a sus caminos tu corazón; no yerres en sus veredas.