11 Porque la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.