4 Pero al que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda.