5 Por la voz de mi gemido mis huesos se han pegado a mi carne.