8 Cada día me afrentan mis enemigos; los que se enfurecen contra mí, se han conjurado contra mí.