40 Se encendió por tanto el furor del SEÑOR sobre su pueblo, y abominó su heredad: