7 Vuelve, oh alma mía, a tu reposo; porque el SEÑOR te ha hecho bien.