92 Si tu ley no hubiese sido mi delicia, ya hubiera perecido en mi aflicción.