5 ¡Ay de mí, que peregrino en Mesec, y habito con las tiendas de Cedar!