3 No confiéis en los príncipes, ni en hijo de hombre, porque no hay en él salud.