8 Subió humo en su nariz, y de su boca fuego quemante; carbones se encendieron de él.